Archivo de la etiqueta: isaías 11

El Signo del Vástago: El Tronco Muerto Renacido

Jesús se enfrentó a algunas críticas que cuestionaban su autoridad.  Les respondía mencionando a los profetas que vinieron antes, afirmando que previeron su vida. Aquí está un ejemplo cuando Jesús les dijo:

… Escudriñad las Escrituras… ellas son las que dan testimonio de mí… (Juan 5:39)

En otras palabras, Jesús afirmó que fue profetizado en el Antiguo Testamento, el cual lo precedió por cientos de años. Los profetas del Antiguo Testamento afirmaron que Dios inspiró sus escrituras. Como ningún humano puede predecir con certeza cientos de años en el futuro, Jesús dijo que eso era la evidencia para comprobar que realmente había venido como el plan de Dios. Es una prueba para ver que Dios existe y sí habla. El Antiguo Testamento está disponible para que podamos examinar y considerar esta misma pregunta por nosotros mismos.

Primero algunas revisiones. La venida de Jesús era sugerida al principio del Antiguo Testamento. Luego hemos visto que el sacrificio de Abraham predijo el lugar donde Jesús iba a ser sacrificado mientras la Pascua predijo el día del año en que ocurriría. Hemos visto que en Salmo 2 se usaba el título ‘Cristo’ para predecir un Rey venidero. Pero no terminó allí. Mucho más fue escrito mirando al futuro usando otros títulos y temas. Isaías (750 AC) comenzó un tema que desarrollaron posteriores libros del Antiguo Testamento – el del próximo Vástago.

Isaías y el Vástago   

La figura siguiente muestra a Isaías en una línea de tiempo histórica con otros escritores del Antiguo Testamento.

Isaías en la línea de tiempo histórica. Vivó durante los gobiernos de los Reyes Davídicos.

Isaías en la línea de tiempo histórica. Vivó durante los gobiernos de los Reyes Davídicos.

Puedes ver en la línea de tiempo que el libro de Isaías fue escrito durante la dinastía real de David (1000 – 600 AC). En este tiempo (750 AC) la dinastía y el Reino eran corruptos. Isaías suplicó que los Reyes regresen a Dios y a la práctica de la Ley Mosaica. Pero Isaías sabía que Israel no se arrepentiría, entonces también profetizó que sería destruida y que la dinastía real terminaría.

Uso una metáfora específica, o imagen, para la dinastía real, imaginándolo como un gran árbol. Éste árbol tenía como raíz Isaí, el padre del Rey David. Sobre Isaí, la Dinastía fue empezada con David, y con su sucesor, Salomón, el árbol continuó creciendo y desarrollándose.

La imagen que Isaías usó de la dinastía como árbol

La imagen que Isaías usó de la dinastía como árbol

Primero un árbol … después un tronco … luego un Vástago

Isaías escribió que esta dinastía en ‘árbol’ pronto sería cortada, reduciéndolo a un tronco. Así es como empezó la imagen del árbol, que luego se convirtió en el enigma de un tronco y el Vástago:

“Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces. Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.” (Isaías 11:1-2)

Dinastía representada como un tronco de Isaí – padre de David

Dinastía representada como un tronco de Isaí – padre de David

La tala de este ‘árbol’ sucedió unos 150 años después de Isaías, alrededor del 600 AC, cuando los babilonios conquistaron Jerusalén y arrastró su pueblo y rey al exilio (el periodo rojo en la línea de tiempo de arriba). Isaí era el padre del Rey David, y entonces era la raíz de la dinastía de David.  Por lo tanto, el ‘tronco de Isaí’ era una metáfora para la próxima destrucción de la dinastía de David.

El Vástago: un próximo ‘él’ viniendo la sabiduría de David

La vara del tronco muerto de Isaí

La vara del tronco muerto de Isaí

Pero esta profecía no solamente predijo la tala de los reyes. Miro aún más hacia el futuro. Isaías predijo que, aunque el ‘tronco’ parecería muerto (lo que pasa con los troncos), un día en el futuro lejano una vara, conocida como el Vástago, surgiría de esta vara, al igual como varas pueden brotar de troncos de árboles. Este Vástago es referido como un ‘él’, lo que significa que Isaías está hablando de un hombre especifico, que viene de la línea de David después de la tala de la dinastía. Este hombre tendría tales cualidades de sabiduría, poder, y conocimiento que sería como si el mismo Espíritu de Dios descansaría sobre él.

Jesús … Un ‘él’ viniendo de la sabiduría de David

Jesús cumple con el requisito de venir ‘del tronco de Isaí’ ya que Isaí y David eran sus antepasados. Lo que hace la particularidad de Jesús es la sabiduría y comprensión que poseía.  Su astucia, equilibrio y visión en el trato con oponentes y discípulos sigue impresionando tanto a los críticos como a los seguidores desde entonces. Su poder en las Escrituras a través de Milagros es innegable. Uno puede elegir no creer en ellos; pero uno no puedo ignorarlos. Jesús cumple con la cualidad de detener una sabiduría excepcional y poder que Isaías predijo que vendría un día de este Vástago.

Jeremías y El Vástago

Es como un poste indicador que Isaías colocó en la historia. Pero no terminó aquí. Su poste indicador solamente es el primero de varios signos.  Jeremías, viviendo unos 150 años después de Isaías, cuando la dinastía de David en realidad estaba siendo talada ante sus propios ojos, escribió:

“Ya llegan días, oráculo del SEÑOR, en que daré a David un vástago legítimo. Será un rey que reinará con prudencia, impondrá justicia y derecho en el país. En sus días estará a salvo Judá, Israel vivirá con tranquilidad, y la gente le pondrá de nombre: El Señor es nuestra justicia”. (Jeremías 23:5-6)

Jeremías amplía este tema del Vástago de la dinastía de David empezada con Isaías 150 años antes. El Vástago será un Rey que reina. Pero esto es exactamente lo que dijo la profecía del Salmo 2 con respeto al Hijo de Dios/Cristo/Mesías. ¿Podría ser que el Vástago y el Hijo de Dios son uno y el mismo?

El Vástago: El SEÑOR nuestra Justicia

¿Pero cómo se llamará este Vástago? Será llamado el ‘SEÑOR’, quien también será ‘nuestra’ Justicia (para nosotros los humanos). Como hemos visto con Abraham, el problema para los humanos es que somos ‘corruptos’, y entonces necesitamos ‘justicia’. Aquí, con la descripción del Vástago, vemos una pista que las personas en el futuro de Jeremías tendrían su ‘justicia’ necesitada con el SEÑOR– YHWH mismo (YHWH es el nombre de Dios en el Antiguo Testamento). ¿Pero cómo se haría esto?  Zacarias completa más detalles para nosotros desarrollando más el tema del Próximo Vástago, incluso prediciendo el nombre de Jesús –lo cual estudiaremos la próxima vez.