Home » Profundizando sobre tu psiquis

Profundizando sobre tu psiquis

Psicología proviene de dos palabras griegas. La ‘–ología’ proviene de λόγος (Logos = palabra, estudio de) mientras que ‘Psych’ proviene de ψυχή (psuché = alma, vida). Por lo tanto, la psicología es el estudio de nuestras almas o nuestras mentes, emociones, comportamiento e intelecto. La psicología como estudio académico se afianzó en el siglo XIX. 

Sigmund Freud - Wikipedia

Uno de los pioneros más conocidos de la psicología fue Sigmund Freud (Segismundo Schlomo Freud 1856 – 1939), el fundador de la rama de la psicología conocida como psicoanálisis. Aunque se educó como médico, a Freud le interesó el uso de la hipnosis como medio para explorar y tratar los trastornos. Después de renunciar a su cargo médico, dedicó el resto de su vida a buscar tanto una comprensión como un esquema para tratar los trastornos de la personalidad.

Sigismund Schlomo Freud

La herencia judía de Freud y su fuerte asociación con la identidad judía secular influyeron fuertemente en el desarrollo de sus teorías y su obra, como han señalado los biógrafos. De hecho, todos sus primeros compañeros de trabajo y colegas en psicoanálisis eran judíos. Incluso su primera paciente, Anna O, cuyo tratamiento lanzó a Freud y al psicoanálisis a la fama en todo el mundo, mantuvo una fuerte identidad judía. Por lo tanto, no es una exageración afirmar que la perspicacia y la brillantez de los judíos han abierto para toda la humanidad teorías mediante las cuales podemos entendernos mejor a nosotros mismos y a nuestras almas.

Freud y Jesús como judíos influyentes

Pero Freud y sus colegas de ninguna manera fueron los únicos en contribuir a nuestra comprensión de nuestra psique. Mil novecientos años antes de Freud, las enseñanzas de Jesús de Nazaret sobre tu y mi ψυχή merecen consideración.

Hemos estado explorando la vida y las enseñanzas de Jesús desde su judaísmo, proponiendo que Jesús encarna el objetivo final previsto de la nación judía. Como tal, sus conocimientos, avances y experiencias son paralelos en cierta medida a los de la nación judía en su conjunto. En consecuencia, ahora nos dirigimos a lo que Jesús enseñó acerca de nuestra psique o alma.

Freud sigue siendo una figura polarizadora debido a sus teorías radicales del alma humana. Por ejemplo, originó y popularizó el complejo de Edipo que, según él, fue una etapa de la vida en la que un niño odiaba a su padre y quería tener relaciones sexuales con su madre. Freud postuló la existencia del libido, energía sexualizada con la que se invierten procesos y estructuras mentales y que genera vínculos eróticos. Según Freud, el libido no debe ser reprimido sino dejar satisfacer sus apetitos.

Jesús y nuestra psique

Jesús también sigue siendo hoy una figura polarizadora en gran parte debido a sus enseñanzas sobre el alma humana. He aquí dos discursos suyos respecto a la ψυχή que hasta el día de hoy generan mucha discusión

24Luego dijo Jesús a sus discípulos: —Si alguien quiere ser mi discípulo, tiene que negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme. 25 Porque el que quiera salvar su vida(ψυχή, alma, psique), la perderá; pero el que pierda su vida(ψυχή, alma, psique) por mi causa, la encontrará. 26 ¿De qué sirve ganar el mundo entero si se pierde la vida(ψυχή, psique)? ¿O qué se puede dar a cambio de la vida(ψυχή, psique)?

Mateo 16:24-26

La paradoja del alma de Jesús (ψυχή)

Jesús usa una paradoja para enseñar sobre el alma (ψυχή). Esta paradoja surge de una verdad evidente; no podemos retener o aferrarnos permanentemente a nuestras almas. No importa lo que hagamos en la vida, al morir nuestras almas están perdidas. Esto es cierto sin importar nuestro nivel de educación, nuestra riqueza, dónde vivamos o el poder y el prestigio que acumulemos a lo largo de nuestra vida. No podemos mantener nuestra ψυχή. Inevitablemente esta perdida.

Con base en esto, algunos conjeturan que debemos vivir con esto en mente y maximizar completamente la experiencia del ψυχή durante su existencia transitoria protegiendo y preservando el ψυχή tanto como sea posible. Esta es una visión que defendió Freud. 

Pero hacer eso, advierte Jesús, resultará en la pérdida permanente del alma. Jesús entonces nos confronta creando una paradoja de la ψυχή al insistir en que le entreguemos nuestra ψυχή (alma), y solo entonces podremos guardarla o preservarla. En un sentido real, nos pide que confiemos en él hasta el punto de que renunciemos a lo que no podemos conservar (nuestra ψυχή) para recuperarlo de forma permanente. Tenga en cuenta que no sugiere que demos nuestro ψυχή a una iglesia, una religión o una persona religiosa importante, sino a él.

La segunda paradoja ψυχή de Jesús

La mayoría de nosotros dudamos en creerle a Jesús de tal manera que le confiaríamos nuestras almas. Más bien vamos por la vida protegiendo y agrandando nuestro ψυχή. Sin embargo, al hacerlo, en lugar de crear paz, descanso y tranquilidad en nuestras vidas, encontramos lo contrario. Nos cansamos y agobiamos. Jesús usó esta realidad para enseñar una segunda paradoja de la ψυχή.

28 »Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. 29 Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma.(ψυχή, psique)30 Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana» 

Mateo 11:28-30

A lo largo de la historia, las personas han uncido bueyes, burros y caballos para realizar las tareas más pesadas que han fatigado a la raza humana desde el comienzo de la agricultura: arar la tierra. ‘Yugo’ es, por lo tanto, una metáfora del trabajo difícil que lo cansa a uno por completo. Sin embargo, Jesús, al imponernos su paradoja, insiste en que el yugo que pondrá sobre nosotros hará descansar nuestras almas. Nuestras vidas experimentarán paz al ponernos en su yugo.

Practique lo que predica

Si bien el mundo occidental ha buscado en gran medida aplicar la doctrina de Freud, buscando especialmente la autorrealización, el significado y la liberación en las actividades sexuales, es paradójico que Freud nunca haya aplicado sus ideas a su propia familia. Escribió y enseñó una innovación social radical, especialmente entre los sexos. Pero dirigía su casa completamente como un conservador social. Su esposa servilmente preparaba sus cenas en su horario rígido, e incluso untaba su pasta de dientes en su cepillo de dientes. Nunca discutió sus teorías sexuales con su esposa. Envió a sus hijos a su médico de familia para aprender sobre sexo. Freud controlaba estrictamente a sus hermanas e hijas, no permitiéndoles salir a trabajar. Las mantuvo en casa cosiendo, pintando y tocando el piano. (referencia 1 a continuación)

Jesús, por otro lado, aplicó sus enseñanzas del alma primero en su propia vida. Mientras sus discípulos discutían sobre rivalidades y celos entre ellos, Jesús intervino:

25 

Mateo 20:25-28

Jesús los llamó y les dijo:

—Como ustedes saben, los gobernantes de las naciones oprimen a los súbditos, y los altos oficiales abusan de su autoridad. 26 Pero entre ustedes no debe ser así. Al contrario, el que quiera hacerse grande entre ustedes deberá ser su servidor, 27 y el que quiera ser el primero deberá ser esclavo de los demás; 28 así como el Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida (ψυχή) en rescate por muchos

Mateo 20:25-28

Jesús cargó con su yugo al vivir su vida para servir, en lugar de ser servido. Lo hizo en la medida en que dio su alma como rescate o pago por muchos. 

¿El yugo verdaderamente ligero?

Se puede discutir si el yugo de Jesús es verdaderamente luz y fuente de descanso. Pero el camino freudiano de avanzar en la propia vida parece en verdad resultar en cargas agotadoras. Considere ahora lo lejos que hemos llegado después de un siglo de aplicar sus ideas. ¿Qué domina los titulares y las fuentes de las redes sociales? #yotambien, asexualidad, Epstein, acusaciones interminables de violencia sexual, adicciones endémicas a la pornografía. Cuando pensamos que hemos avanzado, basta con solo mirar dónde estamos. 

Freud y Jesús: credenciales que respaldan sus conocimientos

Las credenciales de Freud y la credibilidad de sus ideas descansaban en la percepción de que eran científicas. Pero, ¿qué tan científicas eran? Es instructivo que sus ideas no se desarrollaron sobre la base del método científico de observación y experimentación. Freud simplemente relató historias como estudios de casos. Contó historias como otros escritores de ficción de su época, pero trajo a sus escritos una convicción de verdad, y le creímos. Como decía el propio Freud,

Todavía me parece extraño que las historias de casos que escribo se lean como cuentos y que, por así decirlo, carezcan del sello de seriedad de la ciencia.

Como se cita en Paul Johnston, Una historia de los judíos. 1986, pág.416

Jesús acreditó su enseñanza sobre (ψυχή) no solo aplicándola, sino también demostrando autoridad sobre su (ψυχή)

Por eso me ama el Padre: porque entrego mi vida(ψυχή) para volver a recibirla. 18 Nadie me la arrebata, sino que yo la entrego por mi propia voluntad. Tengo autoridad para entregarla, y tengo también autoridad para volver a recibirla. Este es el mandamiento que recibí de mi Padre».

Juan 10:17-18

Basó sus credenciales sobre su conocimiento de (ψυχή) no en un artículo que escribió, o en la reputación que ganó, sino en su resurrección

A continuación profundizamos en lo que él quiere decir con ‘mi Padre’. Lo hacemos reflexionando sobre las próximas realidades virtuales basadas en IA que ofrecen pistas sobre el origen de nuestra realidad física. empezamos por reflexionar sobre los componentes básicos sobre los que se ha construido nuestra civilización: el alfabeto, las letras reales y la empresa matriz de Google Alphabet

  1. Una historia de los judíos, Paul Johnson. 1987. pág. 413.