Home » El Creador de carne y hueso: demostrado por palabra de poder

El Creador de carne y hueso: demostrado por palabra de poder

El científico del siglo XX, Albert Einstein, El emprendedor tecnológico del siglo XXI, Mark Zuckerberg, fundador de Facebook/Meta, nos brinda información sobre las dos leyes más fundamentales de nuestro universo, ayudándonos a comprender mejor lo que la Biblia registra en la Creación, así como a comprender la persona de Jesús. Exploramos esto resumiendo primero los logros de Einstein y Zuckerberg.

Einstein: Masa-Energía del Siglo 20

Conocemos a Albert Einstein (1879-1955), judío alemán, por desarrollar la Teoría de la Relatividad. Educado en la Alemania y Suiza previo a la Primera Guerra Mundial, Einstein se destacó en matemáticas y física. Trabajando en una oficina de patentes suiza, publicó por primera vez su Teoría de la Relatividad, que predecía sucesos físicos extraños.  Eddington verificó la teoría de Einstein en 1919 cuando observó que la luz se doblaba alrededor de una estrella durante un eclipse. Esta confirmación hizo mundialmente famoso a Einstein y le otorgó el premio Nobel de 1921.

La ecuación resultante de la Teoría de la Relatividad de Einstein (E = mc2) revelan que la masa y la energía son intercambiables. Se puede perder masa a cambio de una enorme ganancia de energía. Pero aunque se puede intercambiar Masa-Energía, la ciencia no ha encontrado ningún proceso natural que cree Masa-Energía. La Primera ley de la termodinámica, (o la Ley de Conservación de Masa-Energía), la ley más verificada y observada de la ciencia física, establece que no se puede crear masa-energía. La energía se puede transformar en diferentes tipos de energía (cinética, térmica, eléctrica, etc.) o en masa, pero no se puede crear nueva masa-energía. La energía se puede propagar en forma de ondas, que es como la energía del sol llega a la tierra.

Zuckerberg: Información en el Siglo 21

Einstein nos ilumino sobre la Primera Ley. El éxito de Zuckerberg con Facebook muestra la omnipresencia de su ley compañera: la segunda ley de la termodinámica. Nacido en 1984 y también de origen judío, el éxito de mark Zuckerberg, como uno de los más destacados empresarios multimillonarios del siglo 21 de tecnología ilustra la realidad fundamental de un elemento no masa-energía: la información. Debido a que la información no es masa-energía y no se puede detectar físicamente, muchos no piensan que la información sea real. Otros asumen que la información surge simplemente después de una larga cadena de eventos afortunados. Esta sigue siendo la piedra angular de la visión darwiniana del universo tan fuertemente promovida en la cultura moderna.

Está más allá de nuestro alcance probar aqui las suposiciones de esta visión del mundo, pero simplemente considere por un minuto todos los multimillonarios como Mark Zuckerberg que han aparecido en las últimas décadas. Se convirtieron en multimillonarios porque reconocieron la realidad de la información y crearon sistemas de información inteligentes que todos usamos ahora. La inteligencia genera información, no suerte. El éxito de Zuckerberg y otros como él, ha creado una industria completamente nueva: la tecnología de la información. El hecho de que pocos hayan logrado lo que han hecho debería demostrar que la información no surge simplemente por suerte. 

De hecho, la La segunda ley de la termodinámica revela que el mundo natural simplemente se deja a las reacciones de energía natural y pierde información. Pero entonces, ¿de dónde viene toda la información fantásticamente compleja que vemos en el mundo natural aprovechando la energía de masa (ADN, proteínas, fotosíntesis, ATP sintasa, etc.)?

Masa-Energía e Información al Principio

El relato bíblico de la creación da una respuesta elegante. La Biblia registra que la creación ocurrió cuando Dios habló. Hablar implica esencialmente información y energía transmitida por ondas. La información transportada por las ondas puede ser música hermosa, un conjunto de instrucciones o cualquier mensaje que alguien desee enviar. 

La Biblia registra que Dios ‘habló’ y, por lo tanto, transmitió información y energía que se propagó como ondas. Esto provocó un ordenamiento de la masa y la energía en el complejo universo que vemos hoy. Esto ocurrió porque el ‘Espíritu de Dios’ volaba o vibraba sobre la masa. La vibración es tanto una forma de energía como también constituye la esencia del sonido. Lea el registro desde este punto de vista.

Cuenta de creación: El Creador habla

Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra. La tierra era un caos total, las tinieblas cubrían el abismo,
y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas.Y dijo Dios: «¡Que exista la luz!» Y la luz llegó a existir.Dios consideró que la luz era buena y la separó de las tinieblas. A la luz la llamó «día», y a las tinieblas, «noche».Y vino la noche, y llegó la mañana: ese fue el primer día.Y dijo Dios: «¡Que exista el firmamento en medio de las aguas, y que las separe!» Y así sucedió: Dios hizo el firmamento y separó las aguas que están abajo, de las aguas que están arriba. Al firmamento Dios lo llamó «cielo». Y vino la noche, y llegó la mañana:
ese fue el segundo día. Y dijo Dios: «¡Que las aguas debajo del cielo se reúnan en un solo lugar, y que aparezca lo seco!» Y así sucedió. 10 A lo seco Dios lo llamó «tierra», y al conjunto de aguas lo llamó «mar». Y Dios consideró que esto era bueno.11 Y dijo Dios: «¡Que haya vegetación sobre la tierra; que esta produzca hierbas que den semilla, y árboles que den su fruto con semilla, todos según su especie!»Y así sucedió. 12 Comenzó a brotar la vegetación: hierbas que dan semilla, y árboles que dan su fruto con semilla, todos según su especie.
Y Dios consideró que esto era bueno.13     Y vino la noche, y llegó la mañana: ese fue el tercer día.14 Y dijo Dios: «¡Que haya luces en el firmamento que separen el día de la noche; que sirvan como señales de las estaciones, de los días y de los años,15 y que brillen en el firmamento para iluminar la tierra!» Y sucedió así. 16 Dios hizo los dos grandes astros: el astro mayor para gobernar el día, y el menor para gobernar la noche.También hizo las estrellas.
17 Dios colocó en el firmamento los astros para alumbrar la tierra.18 Los hizo para gobernar el día y la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y Dios consideró que esto era bueno.19     Y vino la noche, y llegó la mañana:
ese fue el cuarto día. 20 Y dijo Dios: «¡Que rebosen de seres vivientes las aguas, y que vuelen las aves sobre la tierra a lo largo del firmamento!»21 Y creó Dios los grandes animales marinos, y todos los seres vivientes que se mueven y pululan en las aguas y todas las aves, según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno, 22     y los bendijo con estas palabras: «Sean fructíferos y multiplíquense; llenen las aguas de los mares. ¡Que las aves se multipliquen sobre la tierra!»23 Y vino la noche, y llegó la mañana: ese fue el quinto día.24 Y dijo Dios: «¡Que produzca la tierra seres vivientes: animales domésticos, animales salvajes, y reptiles, según su especie!»
Y sucedió así. 25 Dios hizo los animales domésticos, los animales salvajes, y todos los reptiles, según su especie.
Y Dios consideró que esto era bueno.

Genesis 1:1-25

La Biblia luego relata que Dios creó a la humanidad a la ‘imagen de Dios’para que podamos reflejar al Creador. Pero nuestra reflexión sigue siendo limitada en el sentido de que no podemos dominar la naturaleza simplemente hablándole. 

Jesús igualmente ‘habla’

Pero Jesús hizo esto, demostrando una autoridad para hablar más allá de la de enseñanza y la curación. Hizo esto para que pudiéramos entenderlo desde el relato de la creación donde Dios habló con información y energía para configurar el universo. Vemos cómo los Evangelios registran estos hechos

Un día subió Jesús con sus discípulos a una barca.

—Crucemos al otro lado del lago —les dijo.

Así que partieron, 23 y mientras navegaban, él se durmió. Entonces se desató una tormenta sobre el lago, de modo que la barca comenzó a inundarse y corrían gran peligro.

24 Los discípulos fueron a despertarlo.

—¡Maestro, Maestro, nos vamos a ahogar! —gritaron.

Él se levantó y reprendió al viento y a las olas; la tormenta se apaciguó y todo quedó tranquilo.

25 —¿Dónde está la fe de ustedes? —les dijo a sus discípulos.

Con temor y asombro ellos se decían unos a otros: «¿Quién es este, que manda aun a los vientos y al agua, y le obedecen?»

Lucas 8:22-25

¡La palabra de Jesús mandó incluso al viento y a las olas! Con razón los discípulos estaban llenos de miedo. 

… Creando Masa-Energía

En otra ocasión mostró un poder similar con miles de personas. Esta vez no ordenó el viento y las olas, sino la comida.

Algún tiempo después, Jesús se fue a la otra orilla del mar de Galilea (o de Tiberíades). Y mucha gente lo seguía, porque veían las señales milagrosas que hacía en los enfermos. Entonces subió Jesús a una colina y se sentó con sus discípulos. Faltaba muy poco tiempo para la fiesta judía de la Pascua.

Cuando Jesús alzó la vista y vio una gran multitud que venía hacia él, le dijo a Felipe:

—¿Dónde vamos a comprar pan para que coma esta gente?

Esto lo dijo solo para ponerlo a prueba, porque él ya sabía lo que iba a hacer.

—Ni con el salario de ocho meses podríamos comprar suficiente pan para darle un pedazo a cada uno —respondió Felipe.

Otro de sus discípulos, Andrés, que era hermano de Simón Pedro, le dijo:

—Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos pescados, pero ¿qué es esto para tanta gente?

10 —Hagan que se sienten todos —ordenó Jesús.

En ese lugar había mucha hierba. Así que se sentaron, y los varones adultos eran como cinco mil. 11 Jesús tomó entonces los panes, dio gracias y distribuyó a los que estaban sentados todo lo que quisieron. Lo mismo hizo con los pescados.

12 Una vez que quedaron satisfechos, dijo a sus discípulos:

—Recojan los pedazos que sobraron, para que no se desperdicie nada.

13 Así lo hicieron y, con los pedazos de los cinco panes de cebada que les sobraron a los que habían comido, llenaron doce canastas.

14 Al ver la señal que Jesús había realizado, la gente comenzó a decir: «En verdad este es el profeta, el que ha de venir al mundo». 15 Pero Jesús, dándose cuenta de que querían llevárselo a la fuerza y declararlo rey, se retiró de nuevo a la montaña él solo.

Juan 6:1-15

¿Qué significaba?

Al crear masa de la nada, Jesús exhibe el mismo dominio sobre la masa-energía que Dios tuvo en la Creación. Cuando la gente vio que Jesús podía multiplicar los alimentos simplemente hablando, supieron que era único. Pero qué significaba? Jesús explicó más adelante aclarando el poder de sus palabras

63 El Espíritu da vida; la carne no vale para nada. Las palabras que les he hablado son espíritu y son vida.

Juan 6:63

Y también debes

57 Así como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, también el que come de mí vivirá por mí.

Juan 6:57

Jesús afirmó encarnar en cuerpo a la trinidad del creador (Padre, Verbo, Espíritu) que había hablado para que existiera el cosmos. Él era el Creador vivo en forma humana. Lo demostró al hablar su poder sobre el viento, las olas y la materia.

Considerando con nuestra Mente…

La gente hoy en día a menudo entiende el relato de la creación de la Biblia como simplemente una mitología antigua de personas sencillas. Pero esta cuenta se alinea perfectamente con nuestra última comprensión de cómo la información y la energía se propagan como ondas. El relato elegante permanece sin complicaciones al repitirse ‘Dios dijo…’ así que la gente simple no científica lo entendió. Pero también tiene un significado real para nosotros a la luz de la comprensión de masa-energía e información del siglo 21.

Los judíos han liderado el progreso de la humanidad para comprender y aplicar los elementos básicos que componen la realidad (masa-energía e información), ejemplificados por Einstein y Zuckerberg.

Algunos temen a este liderazgo judío y así difunden un miedo antisemita hacia los judíos. Pero dado que estos avances han bendecido y enriquecido a todas las personas, una mejor explicación para el liderazgo judío proviene del promesa de bendición a Abraham.

Los evangelios presentar a Jesús como el arquetipo del pueblo judío. Como tal, también dirigió su atención a la masa-energía y la información. Pero no lo hizo simplemente por comprensión, sino con control y mando automáticos. Al hacerlo, probó su afirmación de ser el mismo Agente que originalmente ‘habló’ para que nuestro mundo existiera. Más adelante veremos cómo refleja misteriosamente los eventos de la semana de la Creación en lo que hace durante la semana de la Pasión.

… y Corazones

A los discípulos de Jesús les costó mucho entender esto. El Evangelio registra que justo después de alimentar a los 5000:

45 En seguida Jesús hizo que sus discípulos subieran a la barca y se le adelantaran al otro lado, a Betsaida, mientras él despedía a la multitud. 46 Cuando se despidió, fue a la montaña para orar.

47 Al anochecer, la barca se hallaba en medio del lago, y Jesús estaba en tierra solo. 48 En la madrugada,[c] vio que los discípulos hacían grandes esfuerzos para remar, pues tenían el viento en contra. Se acercó a ellos caminando sobre el lago, e iba a pasarlos de largo. 49 Los discípulos, al verlo caminar sobre el agua, creyeron que era un fantasma y se pusieron a gritar, 50 llenos de miedo por lo que veían. Pero él habló en seguida con ellos y les dijo: «¡Cálmense! Soy yo. No tengan miedo».

51 Subió entonces a la barca con ellos, y el viento se calmó. Estaban sumamente asombrados, 52 porque tenían la mente embotada y no habían comprendido lo de los panes.

53 Después de cruzar el lago, llegaron a tierra en Genesaret y atracaron allí. 54 Al bajar ellos de la barca, la gente en seguida reconoció a Jesús. 55 Lo siguieron por toda aquella región y, adonde oían que él estaba, le llevaban en camillas a los que tenían enfermedades. 56 Y dondequiera que iba, en pueblos, ciudades o caseríos, colocaban a los enfermos en las plazas. Le suplicaban que les permitiera tocar siquiera el borde de su manto, y quienes lo tocaban quedaban sanos

Marcos 6:45-56

Nuestros corazones duros

Dice que los discípulos ‘no entendieron’. La razón de no entender no fue que no fueran inteligentes; no fue porque no vieron lo que pasó; no porque fueran malos discípulos; ni fue porque no creyeron en Dios. Dice que  ‘los corazones se endurecieron’. Nuestros propios corazones duros también nos impiden comprender la verdad espiritual.

Esta es la razón fundamental por la que la gente de su época se dividía acerca de Jesús. Más que comprender intelectualmente es necesario sacar de nuestro corazón la obstinación.

Esta es la razón que el  trabajo de preparación de Juan era fundamental. Llamó a la gente a arrepentirse confesando su pecado en lugar de ocultarlo. Si los discípulos de Jesús tenían corazones duros que necesitaban arrepentirse y confesar sus pecados, ¿cuánto más tú y yo?

¿Entonces lo que hay que hacer?

Confesión para ablandar el corazón y ganar entendimiento

He descubierto que orar esta confesión en los Salmos es útil. Quizás meditar o recitar esto también funcionará en tu corazón.

Ten compasión de mí, oh Dios,
    conforme a tu gran amor;
conforme a tu inmensa bondad,
    borra mis transgresiones.
Lávame de toda mi maldad
    y límpiame de mi pecado.

Yo reconozco mis transgresiones;
    siempre tengo presente mi pecado.
Contra ti he pecado, solo contra ti,
    y he hecho lo que es malo ante tus ojos;
por eso, tu sentencia es justa,
    y tu juicio, irreprochable…

Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,

    y renueva la firmeza de mi espíritu.

11 No me alejes de tu presencia

    ni me quites tu santo Espíritu.

12 Devuélveme la alegría de tu salvación;

    que un espíritu obediente me sostenga

Salmo 51: 1-4, 10-12

Necesitamos este arrepentimiento para entender lo que significa que, como Palabra Viva, Jesús revela a Dios en la carne.

También vino a inaugurar el ‘Reino de Dios’, por definición un ejercicio político. Este es otro dominio en el que los judíos han abierto el camino, ejemplificado por Karl Marx. Lo usamos como nuestra lente para mirar el ‘Reino de Dios’ en comparación con los Reinos de los hombres: siguiente.