Home » El bautismo de Jesús: ¿Qué significa para ti?

El bautismo de Jesús: ¿Qué significa para ti?

Las personas sienten instintivamente que son ‘sucias’. Sabemos esto porque, si bien existen muchas diferencias entre las religiones y tradiciones en el mundo, todas invocan constantemente la necesidad de lavarse con agua cuando se acercan a lo Divino. 

Los musulmanes practican wudu, o lavado ritual, antes de la oración. Las prácticas del hinduismo incluyen bañarse en ríos sagrados, como el Ganges, para purificarse antes de las festividades sagradas. Los monjes budistas se lavan en agua antes de meditar. Los sintoístas se someten a Harae, o lavado ritual, antes del culto. Los judíos practican Tevilah (inmersión de cuerpo completo en una mikve o baño), especialmente antes de sus festivales sagrados. En la cristiandad, el bautismo cumple un papel similar.

Las diversas iglesias practican el bautismo de manera un poco diferente, pero el bautismo de Jesús por Juan el Bautista da el ejemplo.

Bautismo de Moisés

Aunque esto recibe la mayor atención, el bautismo en la Biblia se remonta mucho antes de la época de Jesús. El apóstol Pablo escribe:

No quiero que desconozcan, hermanos, que nuestros antepasados estuvieron todos bajo la nube y que todos atravesaron el mar. Todos ellos fueron bautizados en la nube y en el mar para unirse a Moisés

1 Corintios 10:1-2
El cruce del mar bajo Moisés fue el bautismo nacional de Israel

Pablo se refiere al éxodo de los israelitas fuera de Egipto, justo después de Pascua, como el momento en que el Mar Rojo se abrió y los israelitas lo atravesaron. Como se registra en Exodus 14, los egipcios trataron de seguirlos, pero perecieron cuando las paredes de agua se derrumbaron sobre ellos en su persecución de los israelitas a través del mar dividido. Los israelitas, dirigidos por Moisés, fueron todos ‘bautizados en Moisés’ cuando atravesaron el Mar Rojo. Se convirtió en su bautismo nacional.

El bautismo de Jesús refleja el bautismo de Israel

El bautismo de Jesús extiende el patrón

Estamos explorando la descripción que hace el Evangelio de Jesús como el cumplimiento o la encarnación de Israel. Su nacimiento milagroso paralelo al de Isaac, Así como su huida de Herodes paralela a la de Jacob/Israel. El bautismo de Jesús continúa el patrón. ¿Por qué Jesús se bautizó? No necesitaba limpieza. Juan el Bautista lo dijo cuando Jesús se acercó a él para el bautismo, como lo registra el Evangelio de Mateo:

13 Un día Jesús fue de Galilea al Jordán para que Juan lo bautizara. 14 Pero Juan trató de disuadirlo. —Yo soy el que necesita ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? —objetó.15 —Hagámoslo como te digo, pues nos conviene cumplir con lo que es justo —le contestó Jesús. Entonces Juan consintió.16 Tan pronto como Jesús fue bautizado, subió del agua. En ese momento se abrió el cielo, y él vio al Espíritu de Dios bajar como una paloma y posarse sobre él.

Mateo 3:13-16

Juan el Bautista bautiza a Jesús

Jesús no necesitaba el bautismo para limpiarse de la impureza. Él ya estaba limpio por dentro, así que nada físico podría hacerlo impuro. Pero su bautismo fue otro indicador de su patrón con Israel. Así como Israel pasó por un bautismo, él también pasó por un bautismo.

Bautismo de… tazas

¿Qué significa ‘bautismo’ en los Evangelios? Podemos responder esto observando cómo los Evangelios usan esta palabra. Como comentario sobre el lavado ritual judío, Mark señala que:

(En efecto, los fariseos y los demás judíos no comen nada sin primero cumplir con el rito de lavarse las manos, ya que están aferrados a la tradición de los ancianos. Al regresar del mercado, no comen nada antes de lavarse. Y siguen otras muchas tradiciones, tales como el rito de lavar copas, jarras y bandejas de cobre)

Marcos 7: 3-4

Tres veces aparece la palabra ‘lavar’. En el griego original, el primer lavado (en v3) es nipsontai, la palabra estándar para lavar. Pero los otros dos’lavado en el versículo 4 son bautismal – ¡bautizo! ¡Así que los judíos se ‘bautizaban’ a sí mismos y a sus tazas cuando las lavaban! El bautismo simplemente significaba limpiar por inmersión en agua.

El bautismo en agua no es el problema

Aunque muchos ven el bautismo con agua en la cristiandad como algo que nos puede limpiar, el Nuevo Testamento explica la fuente activa de nuestra limpieza.

Porque Cristo murió por los pecados una vez por todas, el justo por los injustos, a fin de llevarlos a ustedes a Dios. Él sufrió la muerte en su cuerpo, pero el Espíritu hizo que volviera a la vida.[a] 19 Por medio del Espíritu fue y predicó a los espíritus encarcelados, 20 que en los tiempos antiguos, en los días de Noé, desobedecieron, cuando Dios esperaba con paciencia mientras se construía el arca. En ella solo pocas personas, ocho en total, se salvaron mediante el agua, 21 la cual simboliza el bautismo que ahora los salva también a ustedes. El bautismo no consiste en la limpieza del cuerpo, sino en el compromiso de tener una buena conciencia delante de Dios. Esta salvación es posible por la resurrección de Jesucristo, 22 quien subió al cielo y tomó su lugar a la derecha de Dios, y a quien están sometidos los ángeles, las autoridades y los poderes

1 Pedro 3:18-22

Aquí aclara que la ‘eliminación de la suciedad del cuerpo’, que es un lavado físico ritual de algún tipo,  no es el bautismo que salva. Más bien es la ‘prenda de una conciencia limpia hacia Dios’ – el arrepentimiento en el arrepentimiento que enseñó Juan el Bautista – que salva. Nos salva como explica el versículo 18 porque es Jesús mismo quien es justo (espiritualmente limpio) para que nos lleve a Dios a través de su muerte y resurrección, explorado aun más aqui.  

Bautismo en Jesús

De hecho, necesitamos el bautismo, no en agua, sino en Jesús mismo, como explica la Biblia

¿Acaso no saben ustedes que todos los que fuimos bautizados para unirnos con Cristo Jesús en realidad fuimos bautizados para participar en su muerte? Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder[a] del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva.

Romanos 6: 3-4

El confiar en Jesús nos lava y así podemos ‘vivir una vida nueva’.

Esa ‘nueva vida’ involucra la habilidad de tener victoria sobre la tentación y el pecado. Jesús muestra exactamente cómo hace esto en lo que pasó inmediatamente después de su bautismo. Se fue al desierto durante 40 días para ser probado por el diablo, una vez más tomando como modelo a Israel que había pasado por pruebas durante 40 años en el desierto inmediatamente después de su bautismo de Moisés.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *